Seleccionar página

Adquirir un inmueble conlleva una serie de pasos antes de poder entrar a disfrutarlo, desde el estado en el que se encuentra, pasando por la legalidad de este o saber si cuenta con algún expediente sancionador.

 Adquirir un inmueble conlleva una serie de pasos antes de poder entrar a disfrutarlo, desde su estado, conociendo detalles de sus antecedentes y su actualidad, hasta su reforma.

El hecho de conocer sus antecedentes nos facilitará datos como el número de propietarios que ha tenido, las reformas realizadas, si cumple o no los metros que fueron otorgados con la licencia o cuando fue el año de su primera ocupación.

Por ello es muy importante tener claro la legalidad o ilegalidad de las edificaciones. Se trata de una tarea compleja que en muchos casos acudir a un profesional es la mejor solución antes de dar el paso final.

El arquitecto se encargará de la realización del proyecto del inmueble, o incluso de un bloque de edificio si fuera necesario, donde se incluiría la memoria y todos los planos necesarios para su ejecución tras haber pasado por el Colegio de Arquitectos y la Administración Pública.

Estos nos concederán la licencia de obra para edificar lo que figura en el proyecto y la licencia de primera ocupación una vez finalizada correctamente la construcción. Por último, el ayuntamiento se encargará de las escrituras e inscripción en el registro como obra nueva.

Pero, ¿Cómo saber si su inmueble es legal o no? Si cumple con lo establecido en el Plan General de Ordenación Urbanística será completamente legal. En el caso de que no cumpla habrá que recurrir al año en el que se edificó, y saber si entonces era legal o no, ya que la ley no es retroactiva, por lo que seguirá siendo legal siempre y cuando se respete su estructura y su estética.

En algunos casos se han realizado diferentes reformas en el inmueble a lo largo de su vida, no estando amparadas a una licencia, por lo que se trataría de obras ilegales. El hecho de que no se derriben dichas obras se debe a que cada Comunidad Autónoma tiene unos plazos para que estos delitos prescriban, que van desde los 3 a los 6 años, siempre que se demuestre el año de construcción de manera indudable.

¿Y si pedimos una financiación en el banco? Dependiendo de cada banco, considerará que la vivienda tiene todos los metros construidos que se ven físicamente o se ceñirá al registro de la propiedad, por lo que es recomendable facilitarles todos los documentos necesarios para conseguir la financiación.

A continuación os damos unos pasos a seguir para saber si todo está correcto:

1. Pide una Nota Simple en el Registro de la Propiedad, y comprueba que los metros que aparecen en el documento son los mismos que los reales. En el caso de que sea inferior podría ser por una ampliación que se realizó.

2. Solicita al archivo del Ayuntamiento la documentación de la vivienda. Ahí verás las diferentes licencias otorgadas. Comprueba que todo esté acorde a la realidad física.

3. Consulta en el Ayuntamiento si el inmueble cuenta con algún expediente sancionador o de protección de legalidad abierto, ya que pudiese contar con una orden de demolición ya dictada.

4. Comprueba en la información urbanística si el uso de la propiedad adquirida corresponde al uso que le corresponde.